A punto de que llegue a su fin la temporada de los aguacates, aún podemos deleitarnos con el sabor de los últimos ejemplares, esperando ansiosamente a que la primavera los ponga de nuevo en nuestra mesa.

Procedente de la Persea americana, un árbol de la familia de las Lauráceas, el aguacatero es originario de México, Guatemala, Venezuela y Colombia, donde se cree que comenzó a cultivarse entre el 7000 y el 5000 a. C. De hecho, en algunos yacimientos de Perú y México se han llegado a documentar semillas de este fruto, lo que nos habla de un cultivo con una larga tradición.

Con la llegada de los primeros europeos, el aguacate fue bautizado como pera de las indias, exportándose a diferentes países del Viejo Mundo, entre ellos España. Algunos documentos atestiguan su cultivo en el siglo XVI en la ciudad de Valencia, en las mismas zonas donde ya se cultivaban limoneros y naranjos.

Nuestro país se encuentra entre los principales productores de este fruto, aunque aún estamos lejos de los  primeros puestos, ocupados por México, Brasil y Estados Unidos. Dentro de España, es la zona levantina la que regenta la mayor producción nacional, donde se puede consumir fresco desde mayo a octubre aproximadamente. Alicante y, concretamente, Callosa d´en Sarriá capitanea la lista de ciudades mediterráneas que, desde Tarragona hasta Málaga cultivan esta singular fruta.

A diferencia de otros alimentos, las propiedades y beneficios del aguacate son menos conocidos. Contiene vitaminas A, D y E, así como diversa sales minerales, como hierro, calcio y magnesio, lo que hacen que el aguacate sea una fruta muy completa.

Pero además, es sumamente saludable. De hecho, es un alimento que se suele recomendar para pacientes que presentan enfermedades cardiovasculares. La presencia de ácidos grasos monosaturados del tipo omega 9 favorece la circulación sanguínea, ayuda al corazón, y limita la hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol en sangre).

Pero, además, contiene piridoxina, es decir, vitamina B6 hidrosoluble, que ayuda a generar glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas. Esta vitamina se localiza en cantidades elevadas en el cerebro, lo que convierte al aguacate en un alimento ideal para combatir episodios de ansiedad, nerviosismo, hiperactividad o depresión.

Desde el punto de vista estético y dermatológico, es un ingrediente muy utilizado para el tratamiento de alteraciones cutáneas y capilares, debido a su carácter graso, creando una película impermeable e hidratante que estimula la dermis.

Todos estos son motivos más que suficientes para esperar con anhelo el inicio de la temporada de estos sabrosos frutos.

Si quieres enterarte de todas nuestras recetas y descuentos de nuestra tienda online síguenos en las redes sociales!

Facebook

Twitter

Google+