En primavera, tras los meses de inactividad del invierno,  los cítricos se suelen adornar de unas pequeñas flores blancas que se caracterizan por su olor intenso y especial. De tacto encerado, la flor de azahar, formada por cinco pétalos y cinco sépalos, es utilizada en la elaboración de perfumes, medicinas y alimentos.

Precisamente su olor la convierte en un exquisito manjar para las abejas melíferas, encargadas de la polinización; insectos himenópteros que recogen el néctar con el que en Ruchey elaboran artesanalmente sus mieles de azahar.

De la flor a la cooperativa: la elaboración de la miel

El néctar que recogerán las abejas durante la polinización se origina en la propia planta, que lo emplea para atraer a los insectos. Compuesto por azúcares, aminoácidos, sustancias aromáticas y sales minerales, se produce en los nectarios, glándulas situadas en la base de los estambres y pétalos. De este lugar lo recolectan las abejas, que lo transportarán en el buche hasta la colmena. Durante el trayecto la sacarosa se trasformará en glucosa.

Ya en la colmena, la abeja recolectora se lo pasará a una abeja obrera que se encargará de sacar con su trompa, durante casi 100 veces, una gotita de esa sustancia acuosa hasta que esta pierda la mayor parte del agua. Durante este proceso, las propias enzimas de las abejas transformarán el néctar en miel.

Esta gotita la depositarán en una celda del panal donde la miel terminará de eliminar el agua sobrante. Mediante un proceso conocido como opercular, las abejas cubren con una capa de cera virgen  las celdas. Cuando ya está madura, será el apicultor el que se encargue de desopercular el panal para extraer la miel,  eliminando la cera que cubre las celdas con la ayuda de un cepillo o cuchillo especial.

El proceso natural de extracción de la miel que sigue Ruchey determina la colocación de los panales en unos recipientes que sacan la miel de las celdas. La filtración para eliminar las impurezas es el paso final antes de su posterior envasado.

¿Razones por las que decantarte por la miel de azahar Ruchey?

La miel es ya, de por sí, un alimento muy sano y nutritivo, que contiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. En el caso de la miel de azahar, a dichas propiedades añadimos otras específicas de esta flor. Si a ello le sumamos la singularidad del proceso de elaboración artesano que emplea Ruchey para su producción, el resultado no podría ser más completo.

La miel de azahar Ruchey es un alimento indispensable en la despensa. Te presentamos aquí las razones por las que no debes dejar pasar este producto natural:

  • actúa como un calmante natural en procesos gripales y catarrales
  • ayuda a suavizar la garganta durante ataques de tos o cuando la tenemos irritada
  •  es un alimento con un fuerte poder relajante, por lo que ayuda a combatir el insomnio, la ansiedad y el nerviosismo
  • contiene vitaminas A, B y C
  • posee propiedades antibacterianas
  • tiene efectos antioxidantes y cicatrizantes
  • su textura es muy espesa debido  la cantidad de azúcares que contiene, lo que hace que, en los meses fríos, cristalice
  • tiene un sabor exquisito, suave al paladar con un ligero regusto frutal al final
  • posee un olor a azahar inconfundible
  • no contiene conservantes, colorantes ni aditivos, por lo que se trata de un producto 100% natural
  • no suele causar alergia, siendo tolerada por la casi totalidad de la población

Ruchey elabora su miel de manera artesanal, siguiendo técnicas tradicionales

Ahora que estamos a punto de comenzar el invierno, la miel de azahar Ruchey es un producto a tener en cuenta, tanto si se consume sola como disuelta en leche o acompañando yogures o bizcochos.

home_naranjas_ruchey